Epimeleia

Embarazo Zen

Tips para un embarazo Zen (consejos de la medicina tradicional China)

Desde el momento de la concepción, comienzan los cambios físicos y durante cada mes se desarrolla una energía vital diferente, que a su vez está relacionada con un órgano específico.

Para la Medicina Tradicional China el organismo está recorrido por una serie de rutas que llevan energía vital, llamados meridianos.

Si bien éstos trabajan permanentemente y en forma simultánea, durante cada momento del embarazo se acentúa el trabajo individual de cada uno de ellos y por eso deben respetarse algunas conductas acordes a cada período.

Primer mes: meridiano del Hígado: la energía Yin de este órgano es trasmitida al embrión. Este mes es fundamental, debe transcurrirse con mucha tranquilidad y un buen estado de ánimo, ya que el enojo y la ira de la madre dañan al hígado.

Este órgano está directamente relacionado con los ligamentos, por lo cual no se debe exagerar con la práctica de ejercicios y serán aconsejables los muy suaves y relajantes. Tampoco son convenientes los trabajos intensos, ni levantar objetos pesados porque la energía se direcciona hacia otro lado, debilitándose y perjudicando al embrión.

Tarea: más meditación, menos movimiento

Alimentación: agregar un buen caldo de gallina.

Segundo mes: meridiano de la Vesícula Biliar: la energía de este órgano es Yang, por eso es el momento de hacer ejercicios de estiramientos (siempre sin esfuerzos) de los músculos y preparar al cuerpo para que sea flexible. Deben evitarse los sustos porque dañan la vesícula.

En cuanto a la dieta hay que evitar comer carne de conejo (fría), huevo (puede producir problemas de piel al bebé), arroz por un alto contenido de almidón, bebidas alcohólicas (según la cultura antigua china, si una embarazada toma vino, su bebé será agresivo) y alimentos fríos. Toda la energía debe ser caliente en el interior del cuerpo y especialmente en el útero (se está anidando). Al ingresar alimentos fríos o de naturaleza fría se está interrumpiendo ese clima pudiendo, incluso, perder el embarazo.

Las comidas tibias son las más indicadas.

Se deben consumir cereales y sopa de pollo. Para la sopa lo ideal es conseguir en el Barrio Chino un tipo de pollo que tiene sus huesos y pies negros. Es mejor porque el color negro representa al elemento Agua, necesario para alimentar al elemento Madera (presente en los primeros meses de embarazo), a su vez este pollo es Metal que se convierte en Agua, y esa Agua alimenta la Madera, de manera que al bebé le llega una energía especial fortaleciendo sus ligamentos.

Tercer mes: meridiano del Pericardio y Corazón: el del Pericardio tiene energía Yin, está en su máxima potencia y ayuda al buen funcionamiento del corazón.

El del Corazón desarrolla la fase emocional del órgano. En este período de la gestación se define el sexo del bebé. Es muy importante no estar triste ni llorar, tampoco estar exageradamente alegre porque las emociones extremas recargan de trabajo al corazón de la mamá y del bebé.

Lo recomendable es una felicidad tranquila y mucha paz.

Cuarto mes: meridiano Triple Calentador: tiene energía Yang y se relaciona con todos los órganos.

Conviene comer arroz integral, sopa de pescado (Yang), tomar té de crisantemo (esta flor posee la más completa energía, actúa limpiando y ordenando a este meridiano para su correcto funcionamiento).

Quinto mes: meridiano del Bazo: incide en la formación de los músculos. En esta etapa, es necesario levantarse más temprano, realizar ejercicios de respiración a la salida del sol, caminatas, Tai Chi o alguna otra disciplina oriental que logre la armonía entre cuerpo y mente. Al fortalecer la propia mente, también se fortalece la del bebé.

Consumir carne vacuna magra ayuda a construir y fortalecer los músculos del bebé en gestación.

Sexto mes: meridiano del Estómago: es aconsejable realizar movimientos que tonifiquen las piernas y los tendones de la mamá que también lo harán en el bebé, por ejemplo, largas caminatas que incluyan la observación de la naturaleza transmiten buenos sentimientos al bebé.

Séptimo mes: meridiano del Pulmón: en esta etapa, el bebé respira por sí mismo, se termina de formar la piel y crece el pelo. La mamá debe evitar los gritos y el llanto (propios), tampoco es conveniente ducharse a diario, especialmente en invierno, ya que se está quitando una película imperceptible que cubre toda la superficie de la piel y que tiene como función defender al organismo en épocas de frío excesivo, provocando gripes y alergias.

En verano está permitido el baño cuando se transpira.

Hay que evitar las bebidas frías y agregar al menú cebolla de verdeo (especialmente la parte blanca) y pollo que ayudan a fortalecer el pulmón.

Los orientales acostumbran a hacer sopas de estos ingredientes, pero puede usarse a gusto de cada uno. Incrementar un poco más el ejercicio físico, especialmente con movimientos que provoquen la apertura del pecho.

Octavo mes: meridiano del Intestino Grueso: se aproxima el parto, no es conveniente comer alimentos secos ni fritos y se deben incorporar fibras. Es muy importante que el intestino funcione correctamente. La miel pura ayuda a lubricar, de manera que un vaso de agua tibia con una cucharada de miel a diario será de mucha ayuda. Comer semillas de girasol también es efectivo, lo ideal es incorporar semillas de girasol a las comidas o comerlas directamente solas cada diez días.Noveno mes: meridiano de Riñón: El bebé está casi listo para nacer, sólo le falta ganar peso. Se deben evitar la humedad, el frío intenso y el acercamiento permanente (por un lapso prolongado) las fuentes de calor (chimeneas, fogatas, estufas, etc.) ya que los cambios bruscos de temperatura perjudican al bebé. Tampoco es conveniente sentir miedo, ya que provoca la disfunción general del Chi. Hay que consumir riñón de cerdo, beneficioso para el fortalecimiento de los riñones.

1 comentario en “Tips para un embarazo Zen (consejos de la medicina tradicional China)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba